Guerra de corrientes psicológicas.

verdad

En esta ocasión haré una reflexión intentando hilar los conceptos de Terricabras, con los criterios de validación que se utilizan en la psicología, que es la carrera en la que estoy.

Luego de leer por segunda vez esto de la verdad y el conocimiento me recosté en un sillón a darle vueltas y encontrarle sentido a este enlace que debía hacer entre mi próxima profesión y los criterios para hacer válida una idea.

Pensé entonces que habría de dividir las corrientes psicológicas en base a los tres tipos de casos que presenta el autor; sabiendo que quizá quienes lean esto y sepan más que yo de las corrientes, les den ganas de pegarme… Y si ando diciendo mentiras, que alguien venga y me corrija, porfa.

1. Tener criterios claros para saber quién tiene razón = conductista.

Aquí todo es medible, predecible, justificable… acción efecto. Cierto o falso. Somos máquinas moldeables y todo está basado en cosas externas.

De igual manera entra aquí la psicometría, que se siente poseedora de la verdad. Es el instrumento externo para decirnos quien es más inteligente y en que áreas de la vid a vamos a triunfar. Lo que diga el quiz es lo que somos.

Les cae que tienen criterios claros?… Yo tengo mis dudas, pero estos dos sistemas psicológicos se sienten bien chingones con sus teorías llenas de criterios claros, llenas de herramientas y pruebas.

fr_sk

2. No tenemos criterios tan claros para saber quien tiene razón, por lo tanto, creamos estos criterios = psicoanalista.

Alguna vez en mi vida comencé a tomar terapia con un psicoanalista, en realidad sólo fui a 3 sesiones, todo era muy confuso, había para elegir el diván o la silla justo enfrente del sillón del psicólogo, de su lado había un escritorio con libros apilados y un ventilador, él era el típico psicoanalista, o así me pareció a mi, señor de unos 55 años, canoso, barbón, alto, con ojos de “te estoy revisando la vida” y una manera de hablar que en automático parecía que leía tu mente.

Él psicoanalista es quien va creando los criterios necesarios para debatir contigo si lo que le estás contando es cierto, es mentira, te faltó un pedazo, en verdad te duele?, en verdad te arrepientes?… y que crees que deberías hacer?.

45 minutos donde sólo te bombardean preguntas… y al finalizar no recuerdas si las preguntas te las hizo él o tu hacías en tu interior.

Pero de algo estaba segura, ese hombre era el encargado de hacer las reglas del juego, sin que me diera cuenta, o si me daba y me hacia pen…

escuelas-psicologicas

3. Ni tenemos criterios de decisión, ni podemos tenerlos= humanista.

Estos psicólogos creen en su cliente, para ellos uno es el poseedor de su verdad y es el encargado de crear. Aquí el psicólogo es el guía, sólo la persona tiene el poder para dar razón de lo que se va interpretando y para alcanzar su objetivo.


Así pues me pareció pertinente enlazar estos conceptos, es interesante poder hacer estas categorías en base a ¿Cómo saber quién tiene razón? y no ¿Qué es la verdad?… me cambió el esquema que tenía para conocer la realidad.

Ah, pero una cosa tiene que quedar clara,

 la mera mera verdad, no se las manejo.

frase-no-poseo-la-verdad-aunque-la-persigo-eso-creo-lo-importante-es-estar-vivo-de-deseo-nach-123267

Terricabras, J.M. (1999). Verdad y conocimiento en Atrévete a pensar. s/n: Paidós. Capítulo 6, p.p 101-120

Anuncios

Mareada de las vueltas que dan mis ideas.

 1. Los pasteles no se me están cociendo por dentro y aparte se me queman por fuera.

Cada día que pasa, surgen más dudas, cuestiono más mis “aprendizajes”, mis “creencias”, tengo la cabeza llena de ideas, muchas inútiles, andar en la baba, en la lela… me siento más ignorante, escucho y leo a mis compañeros y pienso “estaré loca o de verdad ya no sé leer como debería de leer”, o más bien ¿Cómo debería de leer? o sea, no he podido ser capaz de entender el fondo de las palabras de las lecturas, o si lo estaré entendiendo, ¡y no me doy cuenta! … siento que me estoy perdiendo de algo. Lo que sabía ya no me sale, ya no lo conozco como creía conocerlo, lo que no sabía hace un intento desesperado por entrar a mi cajita de conocimientos, pero hay demasiado tráfico, hay tantas cosas saliéndose de ahí que es imposible entrar. Tengo muchas fugas, me urge un fontanero.

Como si estuviera haciendo lo contrario a lo que quiero hacer, quiero conocer, quiero abrir mi horizonte de conocimiento, y más bien siento que cada vez tengo los sentidos más cerrados, como si viviera en la niebla.

¿Será que así se siente cuando le hacemos cirugía a nuestra cajita de pensamientos?

¿Primero crees estar haciendo lo contrario y luego te das cuenta que ibas bien?… ¡¡Eso espero!! Porque si no, estoy perdida.

Baby

Por esto que digo, que no se si lo dije bien, y si sea claro, es por lo que elegí el título de los pasteles, era una excelente repostera, y llevo dos años sin lograr un buen pastel. Yo creía saber hornear hasta que me enfrenté a una serie de pasteles quemados y crudos.

Como dice mi compañera Mariana “Ya no sé qué era más sencillo, por un la lado tenemos la idea de que entre más opciones, más libertad, más variedad, que es mejor… Pero por otro, tanta libertad nos puede encadenar, tantas opciones nos pueden abrumar, porque antes todo era algo, y ahora todo es nada”.


Este escrito tiene como fin encajar de la manera más fabulosa posible, las reflexiones que han surgido gracias a la lectura de Ortega y Gasset “ideas y creencias”, Luis Villoro “creer, saber, conocer” y Pablo Fernández “psicología colectiva de las cosas y otros objetos”; así como la experiencia que se tuvo en la clase de conocimiento y cultura, donde nos dispusimos a caminar desde el ITESO, hasta la Av. López Mateos. Y las discusiones que han surgido en las diferentes entradas elaboradas por los compañeros.

  2. Comience aquí su ensayo y deje de escribir tontería y media.

Vamos empezando con Ortega y Gasset, que como dice mi profe, es un solo señor (Dato importante de mencionar ya que a mí, al igual que al profe, también me ha tocado escuchar y explicar que Ortega y Gasset, no se trata de dos señores que escribían juntos).

462357883

Este señor plantea una serie de conceptos y definiciones en su escrito “ideas y creencias”, que aclaran muy bien cuál es la diferencia. En muchas palabras las creencias son amas y señoras de nuestras vidas. Sin ellas entonces no podríamos vivir, como viviríamos sin creer que hay vida, que haríamos si no creyéramos que mañana vamos a despertar, como planearíamos si no creyéramos que en el futuro esto se logrará. Creo que por esto mismo se le llama “creencia” al, valga la redundancia, creer en un ser superior, tener una religión… porque para las personas religiosas, su Dios y su religión son la base de la vida, su religión es lo que hará que mañana despierten, es lo que hará que sus planes futuros se logren… Es echarle toda la carga de responsabilidad a su amo y señor quien quiera que sea Dios.

Creo que el creer es una clase de esperanza inconsciente, no pensamos todo el tiempo en todo lo que creemos, ni en que tenemos esperanza de que se valide esa creencia, pero ahí está, todo el tiempo, guiando nuestros pasos.

Entonces, no todo lo que creemos es sabido, y tampoco todo lo que sabemos creemos…

De esto mismo habla Parménides, o más o menos, o eso creo yo… pero en otras palabras, un poco más “acá”, pero al final de cuentas me gusta como lo plantea:

Hay dos formas de conocimiento: una basada en los datos de los sentidos y la otra basada en la razón. La vía de la opinión, en la medida en que remite a los datos sensibles, procedentes de un mundo aparentemente en devenir, no constituye un verdadero conocimiento: su falsedad le vendría de la aceptación del no ser, fuente de todas las contradicciones; en efecto, si el no ser no es ¿cómo confiar en el conocimiento que derive de su aceptación? El verdadero conocimiento nos lo ofrece la vía de la razón, al estar basada en el ser y rechazar, por lo tanto, toda contradicción. Por lo demás, el ser es inmutable, por lo que el verdadero conocimiento ha de ser también inmutable.

Entonces, en definitiva, si no está validado, no es saber, no es seguro, no es real.

ideas

Por otro lado están las ideas, de las que ya hablé un poco en la introducción de estas 2000 palabras abrumadoras. Estas palabras que me hacen berrear de desesperación, que me echan en cara que según yo estoy estudiando psicología en cuarto semestre y no tengo ni la más mínima idea de qué he aprendido, de qué se hacer, de qué me está sirviendo, si solo me hace tener más ideas locas, más ocurrencias, más peso… Pero no se preocupen, algo sí estoy haciendo bien, estoy dudando, y bien dice Ortega y Gasset “La duda nos hace pensar. Tener una duda es ganancia, es una muestra de libertad ejercida”. (Aquí imaginemos una serie de muchas manitas aplaudiéndole).

El intelecto se enciende cuando dudamos de algo, si solo viviéramos de creencias, y estas estuvieran siempre validadas, jamás pensaríamos, bueno, así lo veo yo. No habría necesidad de cuestionar, de dudar, de caer en cuenta, porque todo estaría por sí solo listo, hecho, constante, estable.

Aunque ahora que lo releo creo que más bien estaría hablando del saber que menciona Villoro, porque la creencia es alardear, y el saber está dado por hecho. Por mencionar un ejemplo, yo creo que si algún día contraigo matrimonio, mi esposo será fiel. Pero sé de antemano que no tendré manera de convertir esa creencia en saber, a menos que le ponga una Go Pro en la cabeza y así tenga el mismo acceso, cual si fuera sus ojos, de lo que haga. Así que mejor vivir creyendo que lo será, por si sí no ser “la mala del cuento, la desconfiada”. Sabemos que la tierra es redonda, sabemos que el fuego quema, sabemos que el kiwi es dulce y tiene cáscara ccafé con pelitos curiositos… Saber se acerca mucho a lo científico, lo cuantificable, las ciencias exactas, laboratorios, como menciona Pablo Fernández en “La torre de marfil”: “Los que busquen respuestas, que vayan a las cocinas”, ahí es donde se genera la ciencia.

 frase-prefiero_equivocarme_creyendo_en_un_dios_que_no_existe_que_-blaise_pascal

Dice Villoro: “Saber es creencia verdadera y justificada”. (Coloque otra serie de manitas aplaudiendo aquí).

Ahora me acuerdo de algo que escribí semanas anteriores acerca de las desapariciones, secuestros, asesinatos, etc. De nuestro país. Y como ha sido para las familias de estas personas la lucha por saber, decía yo:

“Ahí es cuando pienso, siguen creyendo en la justicia, y eso me levanta el ánimo a no quedarme sentada! Esto es exactamente lo que plantea Ortega y Gasset acerca de las creencias. Ellas nos tienen y por ello actuamos de ciertas maneras. Son la base de nuestro caminar, es donde tenemos la “verdad”. Parece ser algo tan tangible como un objeto. Porque de hecho ahí está, frente a nuestros ojos. La realidad es que les quitaron a sus hijxs, hermanxs, esposxs, amigxs… y que los quieren de vuelta, y quieren respuestas. Y esto hace que se hagan o dejen de hacer las cosas alrededor, esto hace que se cuestionen las circunstancias y por ello es importante epistemológicamente, porque de todo esto parte la concepción de lo que es justo y lo que no. Y del mismo modo creo que intervienen las ideas en las acciones en esta búsqueda, fantasía sobre que estén con vida, o se encuentren sus verdaderos restos. Fantasías que les mueven y les hacen querer buscar más y más pistas, más respuestas, más justicia, más verdad, porque es lo que se merecen. Y por ello lo exigen, porque duele, porque no es humano, porque es diferente cuando alguien muere a razón de una enfermedad, que cuando una persona sale de casa y no vuelve nunca más”.

Es una necesidad de saber que, por un lado, es “necesaria” para seguir viviendo con tranquilidad. Esto me lleva entonces a reflexionar acerca de lo que Pablo Fernández plantea acerca del acumulado de información que vamos teniendo y al mismo tiempo me recuerda lo que menciona mi compañero Emilio acerca de esta necesidad y transformación de la importancia de poseer información, dice él: “Lo importante es poseer información, distanciarnos de la convivencia con la realidad para solo tener información de ella. Aunque bueno, si le rascamos un poco podremos descubrir que la información implica poder y posicionamiento… el que tiene información domina este mundo de las cosas a pesar de que no las posea”.

robot

Está cañón que nos estemos volviendo robotcitos que solo acumulamos información para ser “Mejores”.

O sea, la gente cree que entre menos ignores más triunfarás. ¿En serio?… quizá sí, en ámbitos de política, poder, dinero, posición en el trabajo… pero apoco necesitamos también información excesiva para las relaciones personales, para la bondad, para hacer el bien por uno y por los demás, para disfrutar de estar, así no más. De ser, y estar y sentirTE.

Para finalizar, retomo las reflexiones que me surgieron con el texto de Pablo Fernández, un psicólogo que ya he mencionado anteriormente y que vuelvo a decirlo, ¡CHULADA DE MAIZ PRIETO!

Ahí les va, este señor nos cuenta que en la Edad Media el único color era el rojo. No es como si entonces todo fuera rojo, simplemente todo excepto lo rojo era simplemente. Así, ERA, punto. No se le pensaba de otra manera, el pasto era pasto, las nubes,  nubes, no era pasto verde ni nubes blancas. Lo único convertido en objeto con una característica era lo rojo.

Esto para Ortega y Gasset sería entonces el creer que sólo había un color, porque en él se vivía, se tenía sangre roja y ella era la base para vivir.

Para Villoro, esto sería un conocimiento, era real, se podía justificar, se pensaba de manera colectiva. Y seguramente este mismo autor se preguntaría si lo que nos dice Pablo es válido, ya que para Villoro “la validez de un conocimiento no se mide por su historia”.

A mi esto me pone a pensar mucho… será que sólo existía en su mundo de objetos el color rojo?, quién nos asegura esto si ahorita no hay nadie que haya vivido en esa época… Qué tan confiables son entonces los libros de la Historia? y si fueron elaborados como un teléfono descompuesto, donde el mensaje principal era “Mi vecina me atormenta”, y lo que a nosotros nos enseñaron es que ” Se avecina tormenta”

Otra vez, ACUMULADORES COMPULSIVOS… de tanto encajonar y ver como objetos nuestro todo, ya nada es asombroso, ya nada nos impresiona…

Una buena analogía sería que “los borrachos y los niños dicen la verdad”, así como “los niños y los pueblos indígenas tienen la capacidad de impresionarse”… como dice mi compañera Natalia en una de sus entradas acerca de los habitantes de la Sierra Tarahumara, que ellos tienen “Una capacidad de asombro INCREÍBLE; lo que les dictan sus sentidos es la forma de anclarse a la realidad, de conocerla”.

97870

Aunque uno también tiene esta capacidad, por supuesto, sólo es cuestión de fijarse bien… y de cambiar de aires… como cuando fuimos a la caminata, cambiamos de rumbos de recorridos de lugares… y entonces parecíamos foráneos, ajenos.

¡ESO ES!… para asombrarnos de las cosas, uno debe sentirse y ser ajeno, uno debe salir de su burbuja, uno debe ser foráneo para ver todo cual si fuera nuevo, novedoso, espectacular… para intentar conocer de manera más sincera. (aquí también otras cuantas manitas aplaudiendo) 🙂


Bibliografía.

Fernández, P. (2002). Psicología colectiva de las cosas y otros objetos. Psic. Soc. Revista Internacional De Psicología

http://dialogosaca.blogspot.mx/2013/04/psicologia-colectiva-de-las-cosas-y.html

Villoro, L. (s.f.). Creer, saber y conocer. 

https://www.dropbox.com/s/mpudbndoq8vm4kf/Villoro%2C%20Luis-%20Creer%2C%20saber%2C%20conocerINTRODUCCION.doc?dl=0

Ortega y Gasset, J. (1934). Ideas y creencias, creer y pensar. 

https://www.dropbox.com/s/br5fadbnvak5zsw/Ortega%20y%20Gasset%20IDEAS_Y_CREENCIAS.doc?dl=0

Parménides.

http://www.webdianoia.com/platon/platon_fil_cono.htm

Las sorpresas cotidianas.

“El gran orgullo del siglo XIX fue la comprobación de cómo se iba acumulando de objetos: de lo que no podía darse cuenta era de que se iba empobreciendo de algo que no era objeto”. Pablo Fernández.

 Acumuladores-Antroposimetrica1

Esta vez escribiré un poco acerca de las ideas que plasma Pablo Fernández en su artículo “Psicología colectiva de las cosas y otros objetos”, y se pretende analizarlas en base a las lecturas realizadas anteriormente de Ortega y Gasset “ideas y creencias” y de Luis Villoro “Creer, saber, conocer”.

 Pablo basa su artículo en “datos” de la Edad Media y siglos posteriores, que cuestionan la manera en como se es percibido lo externo al ser humano, y bueno, también lo interno pero de manera externa, aunque sabiendo que sigue dentro, pero se le concibe como “a parte”… Como lo marca él, la Fisiología se inventó con el fin de “conocer” nuestros órganos y funciones como si fuesen objetos.

Ahí les va, primero nos cuenta que en la Edad Media el único color era el rojo. No es como si entonces todo fuera rojo, simplemente todo excepto lo rojo era simplemente. Así, ERA, punto. No se le pensaba de otra manera, el pasto era pasto, las nubes nubes, no era pasto verde ni nubes blancas. Lo único convertido en objeto con una característica era lo rojo.

Esto para Ortega y Gasset sería entonces el creer que sólo había un color, porque en el se vivía, se tenía sangre roja y ella era la base para vivir.

Para Villoro, esto sería un conocimiento, era real, se podía justificar, se pensaba de manera colectiva. Y seguramente este mismo autor se preguntaría si lo que nos dice Pablo es válido, ya que para Villoro “la validez de un conocimiento no se mide por su historia”.

A mi esto me pone a pensar mucho… será que sólo existía en su mundo de objetos el color rojo?, quién nos asegura esto si ahorita no hay nadie que haya vivido en esa época… Qué tan confiables son entonces los libros de la Historia? y si fueron elaborados como un teléfono descompuesto, donde el mensaje principal era “Mi vecina me atormenta”, y lo que a nosotros nos enseñaron es que ” Se avecina tormenta”.

images

Frénesis: significaba “diafragma”, “entraña”, “alma”, “inteligencia”, “pensamiento”, espíritu”, todo junto a la vez. O sea, facultades racionales y afectivas dentro de una misma instancia”. Pablo Fernández.

Este término me encantó. Y es que de eso se trata exactamente, de la sensación de encantamiento hacia lo externo que nos hace transformarlo y envolvernos en él.

Dice Pablo que este sistema de asombro existía en la Edad Media y fue disolviéndose poco a poco a causa de la industrialización y la sobreobjetación. (Y me atreví a escribir esta palabra que creo que me acabo de inventar porque siento que no hay otra manera de decirlo, no es sobre población, es una cantidad inimaginable de objetos). Objetos que se han presentado tanto ya que los hemos hecho invisibles, no los cuestionamos, no los sentimos, no los saboreamos, no los olemos, no nos emocionan… están, son, funcionan, se tiran, o se acumulan y punto.

Y creo que aquí cabe una buena analogía en la que caí en cuenta al leer el artículo; este semestre tuve la fortuna de entrar a trabajar en un jardín de niños (cagado el nombre por cierto… entré como sembradora titular del grupo de maternal, teniendo a mi cargo a 11 chamacos de entre 1.2 y 3 años a los cuales tengo que regar durante 3 horas, de lunes a viernes les tengo que sembrar conocimientos y regarlos con creencias de nuestra sociedad, argh). Pero ellos como en la Edad Media, toooooooooooooooooooodo, absolutamente toooodo es novedoso, es fascinante, es asombroso, padrísimo, interesantísimo, nuevo… lo ven y corren por él. TODOS los días que pasa el camión de la basura, corren de un cancel a otro al compás de la campana. Cada que pasa un avión saludan, y gritan ¡HOLA! y van y te dicen “mira saluda a los del avión”… Que don el de ellos.

img_9548

O sea que cuando el ser humano crece, pierde la habilidad de asombrarse porque llena su cabeza de información repetida que se vuelve cotidiana por tanto no quita el sueño. Es como los chistes,  cuando te lo cuentan muchas veces, pierden el maldito chiste.

Es evidente que el autor de algún lado “con referencia bibliográfica” (que es ahora la pauta de moda de que algo es comprobable y real) saco todo lo que nos plantea acerca de nuestro pasado como humanidad, o eso quiero yo pensar, que sea o no cierto, es otro boleto, pero de algo más allá que si fuese verdad o no, es el fin de Pablo, él lo que quiere es que todos lo que lo lean, piensen, se rompan la cabeza, vean todo lo que se ha perdido y lo que se ha ganado. Uno no pone lo que pone en su vitrina no más porque sí, uno lo pone con el fin de que quien lo vea piense equis o zeta de uno y se asombre de tus posesiones e indague.

mjwm6e

Fernández, P. (2002). Psicología colectiva de las cosas y otros objetos. Psic. Soc. Revista Internacional De Psicología

http://dialogosaca.blogspot.mx/2013/04/psicologia-colectiva-de-las-cosas-y.html

Villoro, L. (s.f.). Creer, saber y conocer. 

https://www.dropbox.com/s/mpudbndoq8vm4kf/Villoro%2C%20Luis-%20Creer%2C%20saber%2C%20conocerINTRODUCCION.doc?dl=0

Ortega y Gasset, J. (1934). Ideas y creencias, creer y pensar. 

https://www.dropbox.com/s/br5fadbnvak5zsw/Ortega%20y%20Gasset%20IDEAS_Y_CREENCIAS.doc?dl=0

Realidad pazguata.

El siguiente revoltijo de palabras tiene como fin integrar las ideas de Ortega y Gasset, con el problema de las desapariciones forzadas en México y la injusticia.

10488021_10152858826690816_3246629903827273008_n

Para entrar en contexto, antes de comenzar, citaré varias ideas del ensayo “Ideas y creencias” de Ortega y Gasset:

+ Creencias: base de la vida, realidad. En ellas vivimos, nos movemos y somos. La creencia es quien nos tiene y sostiene a nosotros.

+ Ideas: todo aquello que en nuestra vida aparece como resultado de nuestra ocupación intelectual, son ocurrencias y pensamientos. La ocurrencia se tiene y se sostiene.

+ Duda: en la duda se está como se está en un abismo, es decir, cayendo. Es la muerte dentro de la vida.


Terminé a marcha forzada de leer el texto de éste filósofo y me dispuse a leer el texto de Gobernanza Forense ciudadana: la búsqueda más dolorosa, y una reflexión de Cordelia Rizzo ante este caso… y que dolor de cabeza me causó. Mi mood de domingo de felicidad se tornó un tanto nublado y desanimado cuando como balde de agua helada me di cuenta de que cuando uno está ocupado en hacer su vida y forjar su camino, se olvida de poquito a poquito de lo que hay allí afuera, que ni es tan afuera.

Pensé nuevamente en todos los movimientos que hubo durante los últimos meses del año pasado, el 5 de noviembre, las imágenes que siguen apareciendo en redes sociales exigiendo respuestas, lo que se platicó en el paro activo del ITESO, el luto que llevaba durante todo ese tiempo… y luego me pregunté, ¿cuándo se me olvidó, y por qué?

Una cosa es clara, estamos hundidos en el abismo de las preguntas sin respuesta. En el cinismo de las autoridades y la ignorancia de la sociedad. Pero esto de cierta manera nos hace fuertes, o no fuertes, pero un poco más humanos; ¿por qué? Porque como menciona Ortega y Gasset: “la duda nos hace pensar”.

Y pensando y cuestionando es la única manera que veo con la que podremos escalar hacia la claridad.

10411005_10153104982445816_5431199121272990666_n

El caso que se relata acerca de Brenda Damaris, es uno de tantos miles más que escuchamos a cada rato… y esto también nos ha hecho un tanto insensibles ante las noticias… Es como lo que alguna vez platiqué con mi hermano acerca del dinero y las cosas que se convierten en inimaginables. Los millonarios pierden el sentido de lo barato/caro. Igual que cuando me hablan a mí acerca de estrellas o galaxias a millones de años luz… ya ni siquiera soy capaz de imaginarlo. Del mismo modo nos hacemos ajenos a imaginar miles y miles de desapariciones y muertes. Son tantas que se salen de mi límite de conteo. Y eso te vuelve frío, ajeno, distante, ignorante, indiferente, pasivo, desprendido, no humano.

Pero el tener ganas de luchar se vuelve difícil cuando vemos que quienes deberían dedicarse a apoyar nuestras necesidades, son más fríos, más ajenos, más indiferentes a la situación. Por eso me pongo chinita cuando veo la lucha insaciable de las familias de los desaparecidos como Brenda, o como los 43 normalistas.

603840_10153126955935816_60754964320597623_n

Ahí es cuando pienso, siguen creyendo en la justicia, y eso me levanta el ánimo a no quedarme sentada! Esto es exactamente lo que plantea Ortega y Gasset acerca de las creencias. Ellas nos tienen y por ello actuamos de ciertas maneras. Son la base de nuestro caminar, es donde tenemos la “verdad”. Parece ser algo tan tangible como un objeto. Porque de hecho ahí está, frente a nuestros ojos. La realidad es que les quitaron a sus hijxs, hermanxs, esposxs, amigxs… y que los quieren de vuelta, y quieren respuestas. Y esto hace que se hagan o dejen de hacer las cosas alrededor, esto hace que se cuestionen las circunstancias y por ello es importante epistemológicamente, porque de todo esto parte la concepción de lo que es justo y lo que no.

Y del mismo modo creo que intervienen las ideas en las acciones en esta búsqueda, fantasía sobre que estén con vida, o se encuentren sus verdaderos restos. Fantasías que les mueven y les hacen querer buscar más y más pistas, más respuestas, más justicia, más verdad, porque es lo que se merecen. Y por ello lo exigen, porque duele, porque no es humano, porque es diferente cuando alguien muere a razón de una enfermedad, que cuando una persona sale de casa y no vuelve nunca más. Y ahora que lo digo recuerdo con mucho dolor el caso de una pareja de canadienses que vivían en un departamento que una tía renta.

Ella cuenta que iba cada mes a cobrar y platicaba con ellos, eran jóvenes, alegres, cumplidos, él guapo, ella muy bonita. Hace cinco meses él muchacho tuvo que ir al DF por trabajo, y nunca más se supo de él. Desde entonces, mi tía dice que su esposa se ve distinta, dice “sigue siendo muy bonita, pero sus ojos son opacos, su piel se ve derrotada, vive en la incertidumbre de qué le pasó a su esposo”. Claro que quiere saber la verdad!! Supongo que al saber lo que pasó uno puede dormir un poco más tranquilo y por ello todas las familias que han sufrido esto necesitan respuestas reales. Por esto es necesaria la justicia, para poder andar por el mundo cargando con poquitas menos dudas de las que se tienen, y sentirse seguro, con libertad.

 1966679_10153030053390816_3084471066923245128_n

Referencias:

Ortega y Gasset, J. (1934). Ideas y creencias, creer y pensar. 

https://www.dropbox.com/s/br5fadbnvak5zsw/Ortega%20y%20Gasset%20IDEAS_Y_CREENCIAS.doc?dl=0

Rizzo, C. (2015). El rastro de los huesos de Brenda Damaris. 

http://cordeliarizzo.tumblr.com/post/111288993637/el-rastro-de-los-huesos-de-brenda-damaris

Tomasena, J. (2014). Gobernanza forense ciudadana: la búsqueda más dolorosa. Magis. ITESO. 

http://magis.iteso.mx/content/gobernanza-forense-ciudadana-la-b%C3%BAsqueda-m%C3%A1s-dolorosa

Skydiving on my mind.

images

 1. Overthinking

Toda la semana estuve ocupándome en todo lo que se me fue ocurriendo con el fin de aplazar lo más que pudiera el tormentoso momento de sentarme a escribir este ensayo. Y digo tormentoso porque sigo sin saber por dónde empezar, no sé qué es lo que Gaby cree de neta, y quizá nunca lo descubra. Definitivamente mi materia de conocimiento y cultura me encerró en un 24/7 de cuestionarme todo y pensar un chingo, más de lo que ya estaba acostumbrada, soy pensadora compulsiva, le doy vueltas y vueltas a todo, de cualquier cosa, y pienso a favor, y luego en contra, y empieza el pleito interno, y luego el amor… Una vida de dolor de cabeza y debates interminables.

El caso es que se me hizo fácil dejarlo para la tarde del domingo y entonces entré en pánico, puse música y comencé a escribir, y a borrar… y escribía… y borraba… pensaba: “dos mil palabras para integrar los temas que hemos discutido”. Cuántas ideas caben o me faltan para llegar a dos mil palabras…

BXP155970

 2. It exploded!!

Todo comenzó con unos delfines, la silueta de una pareja, cuadro oscuro, cuadro claro… el oso, el equipo blanco, el equipo negro… una pelota y maneras muy diferentes de ver todo lo anterior. El video de Denise Najmanovich, “Qué vemos cuando vemos”, me puso a pensar en todo lo que está ahí, frente a nosotros y hemos pasado por alto. Cómo con esta pobrísima manera de ver mi alrededor podré yo cumplir con uno de mis más grandes propósitos que es el conocer lo más total que pueda… si ni siquiera fui capaz de ver al oso que baila en el video del juego de pelota que muestra Denise!.

¿Qué hace que veamos o no lo que se nos presenta? ¿Cómo es que sin darnos cuenta decidimos que ver y que no?… Será que sólo conocemos lo que queremos conocer… ¿Qué tan real es la posesión que tenemos de nuestros pensamientos y percepciones?

Creo que todos tenemos un archivo muy rellenito de enseñanzas, experiencias, cultura, gustos, etc. que nos limitan o nos expanden la mirada. El juego del conocimiento es un vaivén del mundo y nuestro cerebro, qué nos muestra el mundo y cómo lo procesamos… por ello al principio del curso cuando se nos pidió hacer un comentario acerca de la teoría que nos muestra Denise expuse una frase que nuevamente se me viene a la mente al escribir sobre esto : Lo que pienso de una situación influye en cómo me afecte, y lo que hago no es por lo que me pasa, si no por lo que creo de lo que me pasa.

Y entonces al estar leyendo las entradas de mis compañeros me topo con que no soy la única que se pregunta tanto y me gustó como lo dice Natalia al principio de su trabajo integrador “La aventura comenzó hace cinco semanas cuando unas imágenes presentes en un TED de Denis Najmanovich me hicieron una jugarreta. ¿Son delfines o parejas? Me pregunté.

Esta fue la primera pedrada. ¿Por qué unos pueden ver delfines y otros ven parejas?”

531615dz

Entonces ¿Qué? Uno ve sólo lo que se le pega la gana ver… quién tendrá más peso, el mundo en nuestra cabeza o nuestras ideas en el mundo…

Todas estas preguntas que me hago me hacen entonces recordar algunas de las cosas que comenta Pablo Fernández en su conferencia “Recetas de cocina de la torre de marfil”, donde dice que:

“Los que ven cosas particulares, el mundo en pedacitos, la vida en cachitos, son los que trabajan juntos y siempre están atentos; por el contrario, los que trabajan solos y por lo tanto se pueden distraer cuando quieran, son los que ven totalidades, mundos completos”.

A mí me encantó como habla este señorón y es que me aclara muchas dudas su manera de explicar el sistema de aprendizaje y como divide él a las personas, quienes son prácticos, quienes viven bajo una rutina con un fin específico,  que son en su discurso “los de la cocina”,  para mí son de ese tipo de personas que no se cuestionan qué hacen aquí, tienen mucho que hacer como para cuestionarse más cosas. En cambio, quienes no se andan con prisas, “los del monasterio”, ellos son lo contrario, se dedican a la preguntadera y exploración de la vida, ellos son los chingones, los que quizá harán más por sí mismos que los prácticos. Gracias a la conferencia de Pablo fue que me sentí un poco aliviada de ser tan pensadora compulsiva, dije, “no andaba tan mal al darle tanta vuelta a todo”.

Y luego su texto del conocimiento encantado, ¡Chulada!, me hizo retomar más el sentido que tiene lo externo con nuestro pensamiento, como el conocimiento es un rompecabezas de experiencias con las cosas y personas que pasan por nuestras vidas y que depende mucho también de la madurez que vamos tomando a lo largo de los años, mi reflexión ante esto fue la siguiente:

En primer lugar la distancia me hace pensar en todas las ciencias que tienen como objeto de estudio cualquier cantidad de objetos excepto los seres vivos. Y luego automáticamente me hace ruido pensar que no es así. Ya que todas las personas que se dedican a matar animales para que nosotros comamos trabajan en base a una relación de distancia, y uno mismo está aceptando este tipo de trato al ingerir productos animales. Y entonces me recuerda también que, con el riesgo de caerle gorda a todos los que me lean, a mí me gusta ir a los toros. Todavía no sé bien si es por gusto puro o porque a mi familia le gusta ir, tampoco sé si sea por el “arte” de torear, o por el “ambiente y arguende”, o yo que sé. El caso es que me gusta y estando ahí pienso en los toros como algo lejano. Y con todo esto he soltado una lágrima al pensar que me gusta semejante atrocidad. Ahora estoy conociendo algo nuevo.
Y como para mí el conocer es algo que si me quitan me mato, tiendo mucho a hacer de mis relaciones una fusión, me dejo llevar por lo que sea quiero conocer, me fundo y hundo en el objeto o sujeto que pretendo indagar… tomo la lupa y no descanso hasta sentirme dentro de. A veces, o casi siempre, me pongo intensa en el afán de conocer que piensan los demás de ciertos temas y es tanto que acabo “exigiendo” una explicación de por qué piensan como piensan aun cuando piensan igual o parecido a mí. Es muy curioso pensar en la fusión, la maternidad creo que sería el mejor ejemplo de esta epistemología. Una madre se funde en el cuidado del hijx, y no descansa de ser para él/ella.
Por último es la mágica idea de la relación perfecta, El encantamiento llevado a la utopía de la relación perfecta. Yo tuve una de esas, hace dos años, la primera vez que sabía que todo era armónico. Una relación sana donde los pies de ambos estaban en la tierra, sabíamos quién era quién, respetando lo que el otro fuese y yendo por la vida acompañándonos sin pedir ni exagerar al dar. Pero bueno, de lo bueno poco y ahora creo que hasta lo más “sano” por algo está yendo tan bien. O no, o simplemente tenía fecha de caducidad.

Creo que la manera de relacionarnos es súper convenenciera… si me gusta algo que sé que no está bien, entonces de lejecitos, si amas algo entonces te desvives por ello.

Cada quien ve lo que quiere ver, y así pensé cuando en mi entrada acerca del tercer sexo un compañero me comentó algo y pensé “no supo leerme o no supe escribir”. Yo hablaba de un fenómeno natural como terremotos, huracanes etc, y al buen Emilio le “dolió un poco por la connotación negativa de la palabra fenómeno”. Luego luego dije, fuck, leyó fenómeno y se imaginó que yo hablaba de personas con características “fuera de la norma”, como en ¡el circo de la mariposa! ¡Qué vergüenza! No quiero que crea que pienso como creyó que pienso…

decisions2

3. Decisions, decisions…

El conocimiento es cambiante, inestable, en crecimiento… Y creo que tiene mucho que ver con lo que dice Geertz (1996), acerca del sentido común, que se crea por “El deseo de representar el mundo de forma distinta”. Somos seres deseosos de encontrarle respuestas al mundo, nos desvivimos por según nosotros entender… queremos tener la razón, andar con la frente en alto porque “somos capaces de poseer la verdad”. Entre que queremos ser humanos pero nos sentimos superiores a todas las demás especies es un ir y venir de personalidades. Nuestro problema está en que se nos ha educado a que tenemos que ser algo en la vida, dejar huella, ser recordados, valientes, poderosos… Y uno lo va interpretando de distintas maneras y se frustra, porque entonces no quiero defraudar a quienes me conocen, no quiero que hablen mal de mí, que anden diciendo que no hago nada de mi vida, que no triunfe… Me recuerda mucho a las ideas de Odin Dupeyron quien en una entrevista en el programa “Es de noche… y ya llegué”, menciona que

“Nos venden la idea de sé feliz, sé feliz, y eso nos angustia terrible, “tengo que ser feliz” “¡sé el número uno!”  “¡Tengo que ser el número uno!”… Y qué pasa si dices, ¿sí yo soy un cuatro, hay mucho pedo, hay bronca si soy cuatro? Yo en el cuatro estoy bien, mira que pasen los unos a partirse la madre, yo aquí me quedo en el cuatro”.

Pero para tomar esa decisión de ser feliz siendo cuatro, creo que tenemos que tener mucha fuerza, y apertura. Porque el mundo exige más que ser cuatro, y el “sentido común” de muchos es “si no eres el número uno eres un fracasado”…

RealWorldSign

4. The real world.

Lo mismo aplica en temas como las drogas, intersexualidad, amor… que son los que he tomado para reflexión y para escribir en el blog. Es súper difícil para mí hablar de lo bueno que sería que legalizaran algunas drogas frente a mis papás. Es más, creo que nunca lo he hecho tan abiertamente porque sé que se asustarían pensando que yo le entro a algo y que por eso quiero que sean legales… como puede uno no tener dudas ante temas así si mis padres no están de acuerdo. Malo pero cierto, la opinión de los padres es pesada… como un costal de piedras. Y hablando por mí y por una que otra, muchas personas que conozco, es la misma historia. Temas así mejor se omiten frente a los padres. Miedo me da que por alguna razón leyeran lo que escribí la semana pasada acerca de la sexualidad:

Vivimos atados a ideales que la sociedad ha creado para poder “controlar” de cierta manera la vida que llevamos, esto me recuerda mucho lo que yo argumento cuando me dicen que “los hombres solo buscan sexo, y que una como mujer cae fácilmente al escucharles decirte palabras bonitas o portarse lindos”… y que tal que una como mujer aun sabiendo esto decide que también está en busca de ese “final feliz”, que tal si una como mujer también le habla bonito y le dice a aquel hombre “te sirvo algo, guapo?”, con el mismo fin?… Por qué en la cabeza de muchas personas no cabe la idea de que luego de una noche de pasión una mujer también puede sentir que fue sólo eso? por qué sienten lastima de la mujer pensando que “y luego del sexo ella se enamoró y él se desenamoró”… En qué se convierte entonces una mujer que juega el mismo juego de los hombres? En una zorra?… ¿Qué tan elevado es el machismo en nuestras cabezas que sí una mujer disfruta de su sexualidad es “fácil”, y si un hombre lo hace NI SIQUIERA se cuestiona…

Y es que en buena onda, luego nos sentimos muy fregones y nuestra “cultura” se pelea tremendamente con la naturaleza. Todo es encasillar, todo es enlistar lo que la mujer puede y no puede, lo que al hombre le corresponde y lo que no… con todo esto recordé que el mes pasado saqué el tema del tercer sexo y lo posible que es que nuestros hijos nazcan hombres, hermafroditas o mujeres… Una prima que está embarazada puso cara de susto y se persigno. La neta no supe que decirle, estaba entre que la entendía un poco por lo difícil que es la aceptación de la sociedad pero también enojada porque lo viera como “un mal”…

Uno debería rezar porque sus hijos nazcan sanos, no porque sean de uno u otro u otro sexo.

Buscando un poco fuera de los autores que hemos trabajado en clase, me encontré con un trabajo de Esteban Guitart (2008), sobre la psicología cultural, quien dice que es “un modo de hacer psicología que parte de la premisa que mente y cultura se constituyen mutuamente”. Y mi conclusión fue que: la manera cómo vivimos, dónde, con quién, lo que hacemos lo que vemos, es el conjunto de cosas que nos hacen formarnos como seres humanos, tal cual se puede comprobar que el exterior es indispensable, si nos ponemos a pensar en cómo los “niños salvajes” como Genie tuvieron un bajo o nulo desarrollo cognitivo y motriz gracias al no contacto con el ser humano, con una cultura de donde aprender.

 genie 2

Referencias.

Denise Najmanovich. “Qué vemos cuando vemos”.

https://www.youtube.com/watch?v=t_LzznJxur4

Pablo Fernández Christlieb. “Recetas de cocina de la torre de marfil”.

https://www.youtube.com/watch?v=1ZVtam0Q5bk

Geertz, C. (1996). El sentido común como sistema cultural. En: Conocimiento local. Barcelona: Paidós.

https://www.dropbox.com/s/yp4mwcubqmzgssb/Clifford_Geertz_-_Conocimieto_local.pdf

Fernández, P. (1993). El conocimiento encantado. En: Archipiélago: Cuadernos de crítica de la cultura. No. 13. Págs. 119- 124

https://app.box.com/s/8394b302728b8c1e25a0

Guitart, E. (2008). Hacia una psicología cultural. Origen, desarrollo y perspectivas. Argentina: Universidad Nacional de San Luis.

Natalia Ramírez. Tékiala Bilé.

https://nataliarag.wordpress.com/2015/02/28/tekiala-bile/

Emilio Toussaint. Comentario en la entrada “El tercer sexo”, de mi blog.

https://gabyhgo.wordpress.com/2015/02/16/el-tercer-sexo/#comments

Odin Dupeyron. Entrevista en ¡Es de noche… y ya llegué!

https://www.youtube.com/watch?v=pnQ0khKIQ0c

El caso de Genie.

https://www.youtube.com/watch?v=WQ4D5D4WtgU

Pasos vacilantes

11015403_10204536120015347_794995099_n

Eran las 11:38 de la mañana cuando me di cuenta que seguía yendo de un aparato a otro sin parar en el gimnasio, la música que llevaba en mis audífonos era tan buena que no había tenido la necesidad de ver la pantalla de mi celular, sin ánimos de terminar, me dispuse a completar mi último ejercicio y corrí a las regaderas mientras pensaba un tanto molesta “por andar entretenida no alcanzaré a meterme al vapor, ni el jacuzzi… nada! bañarme en friega para ir a clase”.

Llegue al salón todavía acalorada, a prisa como suelo llegar a mi clase de 1. Me senté y llegó el profe con sus deliciosas papas y yo pensaba “No quieres, acabas de matarte haciendo ejercicio, se fuerte!”. Entonces la voz despreocupada del profe interrumpió mis pensamientos.. “hasta el cruce de periférico y López Mateos”… fue lo que alcancé a escuchar, y pensé ah! un “go along” más en mi vida, VENGA!

11004217_10204536121055373_593131111_n

Tomé mi celular, salimos del salón y por andar platicando me metí un fregadazo en el hombro que a la fecha sigue molestándome. Iba con dos compañeras de mi carrera, primero escuchando su plática y luego comentamos una que otra cosa, nos reímos de parecer señoras en desayuno y seguimos en el camino. Nos dimos cuenta que no habíamos empezado en realidad la actividad, sacamos nuestros celulares y captamos algunos momentos, yo iba pensando, contaré los pasos que damos, o los carros que veo, quizá las miradas que cruce… sí eso será.

11012324_10204536119495334_255520866_n

Entonces me di cuenta que estábamos aparentemente solos. Carros iban, carros venían, algunos volteaban a ver nuestra excursión con cara de what ¿?. Vi varias fábricas que cuando vas en carro ni te imaginas que existen, José cuervo, un lugar de almacenaje rentable, un terreno y muchos camiones… basura por aquí, vidrios por allá.

Y luego un olor desagradable comenzó a invadir el espacio, cuando menos lo pensé ya estábamos cerca de López Mateos, volteo a la izquierda, y en medio de una colonia, donde pude ver señoras y niños jugando fuera de sus casas, estaba un canal de aguas negras… verdes… con espuma deagradable. Y entonces me llene de sentimientos, pensaba, a dos pasos de esto vive esta gente, que enfermedades les estará ocasionando que ni cuenta se dan, más lo desagradable que debe ser el olor día a día, durmiendo, comiendo, jugando… Y me dije “y yo que me quejaba en la mañana de no alcanzar a meterme al vapor…” 11014696_10204536119295329_448698585_n

Nos detuvimos por un momento para decidir hacia donde iríamos y quedarnos bajo la sombra de un árbol a tomar fuerzas, parecía que ninguno sabía bien que decir ni que hacer, me di media vuelta y comencé a caminar hacia el puente peatonal, que ya había visto antes y siempre pensaba, esa parada del camión que no es parada está súper mal ubicada, es una salida a la lateral de periférico, los camiones se paran, la gente espera… el puente, el niño, la bici y el taxi, todos luchando por su lugar en ese “spot” tan habitado. Esto se llama puente peatonal???? pensé, es tan endeble, no puede subir y bajar más de dos personas a la vez por las escaleras, y qué pasa con las carreolas, las sillas de ruedas, las bicicletas… estando arriba sientes 10 veces más el paso de los carros que en el puente de ITESO, que tienen de diferente… ah por supuesto! el de la escuela tiene rampas, es ancho y se ve de estructura sólida… pero al final del día sirven para lo mismo, y es emocionante estar parada encima de una calle como periférico, ver los carros pasar sin darse cuenta de uno, y uno sin darse cuenta de lo que hay dentro de esos carros… mundos tan alejados… siempre que estoy en un puente peatonal me imagino que pasaría si se cayera, a cuántos carros les tocaría el impacto, depende la velocidad, y la caída como sería… entonces me dan escalofríos y camino más apresurada. 

11026385_10204536118935320_1623731775_n

Y ahora? por donde se supone que uno pasa hacia López Mateos? ah!! claro, la empresa más “chida” del mundo no podía faltar en sus obras de “caridad”. Ha creado un paso peatonal para que todos nosotros tengamos un camino seguro de periférico a López…. ¬¬ Y hasta pusieron un letrerito para que tenga usted cuidado y no se vaya a ir por otro lado que pueda poner en riesgo su vida.

11004121_10204536114335205_125222145_n.

Sin pensarlo más nos resignamos a la idea de que de ahí en adelante el viaje sería en fila india y con pasos firmes sobre su “pasillo peatonal”. El problema era cuando venía una persona con más prisa o en sentido contrario al nuestro y tenía que esquivar a veinti tantos muchachos desorientados, tomando fotos, como extranjeros.

11015394_10204536113255178_1636477932_n

Todo era tan diferente a cuando se va en carro que me recordó ese mundo paralelo, aquellas épocas cuando estudiaba medicina y era más que ilógico tomar tu carro desde la facultad hasta el hospital, en esa zona y con ese tráfico caminabas, tomabas camión o no llegabas a tus clases ni a tus pases de visita, y tomar el camión era un lujo que uno se daba cuando tenía tiempo suficiente. Allí era otro show,  Doctores, pacientes, estudiantes, policías, vendedores, viene vienes todos andaban a pie. Las banquetas son amplias, hay banquetas!!!!, los carros sabían que tenían que detenerse para que uno pasara, luego de un tiempo sabías los horarios y actividades de todos los que pasaban, saludabas y sonreías. Eran las 10 cuadras más chidas de caminar en aquel tiempo. Te comprabas una paleta de la michoacana saliendo del hospital y te disponías a caminar a paso apresurado, a veces correr un poco, para llegar a la clase.

11004335_10204536118015297_522563794_n

Nunca me imaginé descartando por completo la posibilidad de ir a mi escuela caminando hasta este lunes que pasé por aquel “pasillo peatonal”.

Y es que…

Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida. Los automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo a ser atropellados. -Eduardo Galeano.

Ideales impropios.

En este siglo tan moderno, lo único que rebasa al número de problemas existentes es el número de soluciones propuestas. Se proponen soluciones para todo: […] libros sobre cómo obtener amigos, instrucciones para ser feliz en diez lecciones, terapias con palabras, con masajes y con energía extraterrestre. Todas las soluciones requieren más […] Más de lo mismo. El exceso de la forma es nuestro vacío. -Pablo Fernández 

Pastilla-de-amor

Para esta entrada era necesario que eligiera 2 temas de los propuestos por el profe o bien, darle otra opción, yo opté por tomar un texto acerca del Amor y otro sobre Drogas, de los cuales dejaré el link al final para si a alguien le interesa leerlos.

Bien, la vida es una serie de “tengo ganas de” todo el tiempo, acerca de todo. Estamos llenos de insaciabilidad, queremos todo al mismo tiempo, aun las cosas que se contradicen. Es como menciona Coral en su texto del amor: “Nos  cuesta hacernos a la idea de que no se puede tener todo a la vez, pero lo queremos todo y ya: seguridad y emoción, estabilidad y drama, euforia y rutina”.

Las relaciones de pareja donde uno de los integrantes vive para complacer al otro (y sí que conozco relaciones así), son del tipo fusión que Fernández describe en su texto “El conocimiento encantado” (del cual también dejaré el link al final). Ahí, se desviven para que el otro tenga todas las maravillas que desea, cuando quiere, como lo quiere, cueste lo que cueste. Y el encantamiento también sería un estilo de relación, donde se fluye de manera pareja, utópico dicen muchos, aunque yo creo que si hay posibilidad de tener relaciones así. En fin, si es fusión “qué hueva, o que mensx”, si es encantamiento “que cursis, eso no existe”: Total nadie está conforme… Pero vamos viendo,

La mayoría de las personas que conozco tienen como meta de vida tener una pareja para formar una familia, quieren un hombre trabajador, una mujer fiel, un hombre cariñoso pero que las proteja, una mujer que sepa cocinar y cuide a sus hijos, quieren una pareja que sepa comportarse frente a la familia, que se atreva a probar cosas innovadoras en la cama y les deje tener una noche con lxs amigxs. aja… seguramente es lo que quieren y no lo que todas las películas románticas y sus papás les han dicho que es lo “ideal”. Qué diría la gente si el ideal de una pareja es tener varias parejas… una relación de poligamia en ambos individuos. O quizá solo uno de los cónyuges, como el programa de Discovery Home&Healt de la familia de un hombre, cinco esposas y unos 12 hijos. Ellos son felices así y por ser “diferentes” hasta les pagaron por hacer un programa de sus vidas. Así yo también quiero no entrar en lo “convencional”!!!! Ahora estamos en una situación donde “salirse de los parámetros” es de gente “rarita”, y vivir dentro de “los parámetros de normalidad establecidos por la sociedad” is too mainstream… Que si quiero un esposo y una familia tipo la mía, la de mis abuelos, etc, soy muy anticuada, cerrada, qué se yo. Y que si quiero que las drogas se legalicen, (hablo de las naturales, aunque aquí hay un tema a debatir suuuuuper intenso), porque yo digo, plantita que mi madre naturaleza creó, plantita que todos podemos usar y plantar, como el cilantro, romero, albahaca, sávila y tomillo que mi mamá tiene en el jardín en cantidades industriales!

terraza

Y el mismo sentido encuentro en el problema de las drogas, el narco, etc… tanta gente tan ignorante cree que si estas se legalizan todos sus chiquillos se van a volver unos drogadictos, POR FAVOR! si se van a volver va a ser aun estando encerrados en su casa… (no se, lo conseguirán por teléfono y se los aventarán por la ventana). El caso es que el poder es más fuerte que todo, la ambición le gana a cualquier otro interés de las personas. Es tanto el dinero que está de por medio en el negocio que parece mejor idea seguir luchando contra lo que no tiene lucha que ganar, y matar y aterrorizar, que dejar de ganar lana.

Vivimos atados a ideales que la sociedad ha creado para poder “controlar” de cierta manera la vida que llevamos, esto me recuerda mucho lo que yo argumento cuando me dicen que “los hombres solo buscan sexo, y que una como mujer cae fácilmente al escucharles decirte palabras bonitas o portarse lindos”… y que tal que una como mujer aun sabiendo esto decide que también está en busca de ese “final feliz”, que tal si una como mujer también le habla bonito y le dice a aquel hombre “te sirvo algo, guapo?”, con el mismo fin?… Por qué en la cabeza de muchas personas no cabe la idea de que luego de una noche de pasión una mujer también puede sentir que fue sólo eso? por qué sienten lastima de la mujer pensando que “y luego del sexo ella se enamoró y él se desenamoró”… En qué se convierte entonces una mujer que juega el mismo juego de los hombres? En una zorra?… ¿Qué tan elevado es el machismo en nuestras cabezas que sí una mujer disfruta de su sexualidad es “fácil”, y si un hombre lo hace NI SIQUIERA se cuestiona… Y por último, volviendo al tema de las drogas un poco.. Casi no hay casos registrados de muerte a causa del consumo de marihuana, pero ¿qué me dicen de las muertes por consumo de tabaco y exceso de alcohol?

Cada día voy notando más irregularidades e incongruencias en el “sentido común” de lo que alcanzo a percibir del mundo.

Referencias